Los 8 tipos de inteligencia que existen y cómo descubrir el tuyo

Todo lo que debes saber sobre la teoría de las Inteligencias Múltiples explicado con ejemplos.

Actualizado

Persona estudiando al aire libre

Por

Licenciada en Psicología especializada en psicoterapia cognitivo-conductual

Te voy a contar una verdad que pocos conocen. No existen las personas “inteligentes”. Sólo existen las personas con mayor facilidad para ciertos tipos de tareas. Quizás ya hayas leído esto antes, pero ¿Te has tomado el tiempo de pensar cuál es tu tipo de inteligencia? Conocer qué tipos de inteligencia posees puede ayudarte a encontrar tu vocación o tu propósito en la vida. 

Según la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, existen 8 tipos de inteligencia:

  1. Inteligencia linguística verbal
  2. Inteligencia musical
  3. Inteligencia lógica matemática
  4. Inteligencia espacial
  5. Inteligencia corporal kinestésica
  6. Inteligencia interpersonal
  7. Inteligencia intrapersonal
  8. Inteligencia naturalista

En este artículo te voy a explicar las características de estos 8 tipos de inteligencia y cómo determinar cuáles tienes tú.

¿Qué es la inteligencia? La definición del diccionario está mal

Empecemos por lo básico. Según el diccionario de la RAE, se define inteligencia como: “La inteligencia es la capacidad de razonar, planificar, resolver problemas, comprender ideas complejas, pensar en forma abstracta, aprender con rapidez y aprender de la experiencia.”

Ciertamente una definición muy específica que necesita de explicación. 

Albert Einstein, por ejemplo, siempre dijo que aprendía muy lento. Esto no lo categoriza como inteligente según esta definición. De hecho, existen testimonios de que sufría de dislexia y él mismo famosamente afirmaba: “Mi principal defecto era una mala memoria, especialmente para las palabras y los textos”.

Creo que el hombre al que le debemos las teorías de la física más importantes del siglo XX debía poseer algún tipo de inteligencia ¿no?. Por eso es que no me gustan las definiciones del diccionario para los términos psicológicos. En estos casos tenemos que pensar en función de teorías, no definiciones.

Teorías: inteligencia general e inteligencias múltiples

Existen dos escuelas de pensamiento sobre la inteligencia: quienes creen en una única inteligencia general y quienes creen en las inteligencias múltiples.

En la primera, la inteligencia es una habilidad general, única y cuantificable. Postula que si bien hay diferentes componentes cuando hablamos de inteligencia, todos ellos están relacionados bajo un denominador común. Se trata de una inteligencia general o factor G, también conocido como factor general de inteligencia.

El autor de esta teoría es Charles Spearman en 1904. Describió al factor G como una característica personal principalmente hereditaria de los seres humanos, y responsable de los resultados en las pruebas de capacidad mental.

La segunda escuela afirma que hay múltiples inteligencias que son independientes unas de las otras.

Durante muchos años trabajé como psicóloga en un colegio de tiempo completo y veía casi a diario que muchos estudiantes se sentían frustrados porque tenían bajas calificaciones en algunas materias. Alguno se destacaba en matemáticas, otro en literatura y un tercero era muy hábil para los idiomas. Lo cierto era que no se podía usar un mismo patrón de medición para todos.

Es por eso que la teoría de inteligencias múltiples es tan importante en la educación. Es necesario identificar cuáles son tus fortalezas y debilidades, potenciar las primeras y minimizar los efectos de las segundas. Los profesionales ligados a la educación valoramos el manejo de herramientas útiles para maximizar los potenciales de los estudiantes. Lo principal es pensar en función de fortalezas y debilidades. 

Teoría de las inteligencias múltiples

En el año 1983 un profesor y neuropsicólogo de la Universidad de Harvard, llamado Howard Gardner, propuso una teoría en la que reconoce 8 tipos de inteligencia, rompiendo así con el tradicional modelo de inteligencia unitaria.

Gardner dice que no entra en contradicción con la definición clásica de inteligencia vista como la capacidad de solucionar problemas, y postula que en la vida uno hace uso de más de un tipo de inteligencia. No se trata de una unidad que abarque diferentes capacidades sino que es una red de habilidades autónomas que se relacionan entre sí.

Todos nosotros tenemos el espectro completo de inteligencias. Cada una está desarrollada de una manera y a un nivel particular que depende de la dotación biológica, de la interacción con el ambiente y de la cultura en ese momento histórico. Todas ellas se combinan y algunas se desarrollan más que otras, otorgando al ser humano características personales y únicas. 

Tipos de inteligencia
/ Crédito… Ilustración por Mente Total

Dado que hay una diversidad de problemas para resolver, también hay varias inteligencias que se adaptan a la solución y están vinculadas a distintas partes del cerebro.

Los 8 tipos de inteligencia según Howard Gardner

Existen 8 tipos de inteligencia según la teoría de las inteligencia múltiples de Howard Gardner:

1. Inteligencia lingüística-verbal

Es la inteligencia que resuelve problemas a través del lenguaje. Utiliza las palabras para pensar y aprender. Incluye además, la lectura, la escritura y la mímica.

Tienes este tipo de inteligencia desarrollado cuando:

  • Puedes transmitir con precisión aquello que sientes o piensas.
  • Aprender nuevos idiomas fácilmente.
  • Disfrutar de una lectura comprendiendo lo que lees.
  • Entender con facilidad lo que otras personas te quieren decir.
  • Escribir cartas, cuentos, artículos, poesías.

Abarca los dos hemisferios cerebrales, ubicándose principalmente en el córtex temporal del hemisferio izquierdo, llamado área de Broca.

Las personas más hábiles en comunicación son aquellas que cuentan con una inteligencia linguística superior. Es la más reconocida en la enseñanza y aprendizaje de otros idiomas además del materno. El perfil profesional es el de los escritores, periodistas, líderes políticos o religiosos, vendedores, abogados, psicólogos, etc.

¿Cómo fomentar el desarrollo de la inteligencia lingüística?

Todos podemos fomentar el desempeño de este tipo de inteligencia introduciendo cambios que día a día harán la diferencia.

Dedicarle tiempo a la lectura de un libro en forma periódica es una estrategia que siempre resulta eficaz. También es conveniente compartir su interpretación con otros aficionados e intercambiar diferentes puntos de vista.

Conviene comenzar por escoger cuentos cortos cuya temática resulte motivadora. Se trata de crear un hábito, y que para ello es necesario ser insistente. 

Un estudio en el que participaron 2175 alumnos de universidades públicas en España, arrojó algunos datos curiosos acerca de la cantidad de libros leídos al año. La gran mayoría de estos estudiantes lee entre 3 y 5 libros al año. Apenas un 12.7% lee más de 11 en el plazo de un año.  

Tomar contacto con personas de intereses variados y distintos a los propios puede ser un reto a la hora de integrar vocabulario. Tengamos en cuenta que un buen nivel de vocabulario ayuda a aumentar la comprensión y expresión del lenguaje. Algunos estudios sugieren que se puede tomar como un indicador de reserva cognitiva en la evaluación del deterioro cognitivo ligero.

En resumen, es posible fomentar la inteligencia lingüístico-verbal mediante las siguientes actividades:

  • Lectura.
  • Escritura de guiones, poesías, cartas, cuentos, artículos de prensa.
  • Aprendiendo otros idiomas.
  • Juegos de palabras cruzadas o sopas de letras.
  • Imaginando que debemos publicitar un producto e inventando la argumentación.
  • Participando de debates donde debamos expresar nuestros puntos de vista.
  • Juegos de mesa como el Scrabble que ayuda a enriquecer el vocabulario, además de favorecer la interacción con otros jugadores.
  • Juegos de invención de historias, en los que participan varios participantes al estilo “había una vez”. Cada uno agrega una oración relativa al cuento.
  • Imaginar que dispones de un producto que deseas vender. Intenta convencer al potencial cliente acerca de los beneficios que obtendría si lo comprara.

2. Inteligencia musical

Es la capacidad de reconocer tonos y ritmos musicales. Para cantar y tocar instrumentos. Para crear y analizar piezas de música.

Implica facilidad para interpretar y componer música, transformar y valorar sonidos, crear y analizar piezas musicales. Incluye la sensibilidad al ritmo, al tono y timbre.

La podemos observar en compositores, directores de orquesta, músicos y cantantes entre otros.

Persona tocando la guitarra de espaldas en la calle

Varios estudios científicos han demostrado que la música es un recurso terapéutico para mantener el control emocional y la flexibilidad de la personalidad.Las personas con una inteligencia musical desarrollada disfrutan mucho de la música. Pueden reproducir melodías,componer ritmos y comprender con facilidad este lenguaje universal.

Su área se ubica principalmente en el hemisferio derecho, lóbulo frontal derecho y lóbulo temporal. Es cierto que no está localizada con exactitud, como sucede con el área del lenguaje.

¿Cómo estimular el desarrollo de la inteligencia musical?

Al igual que los otros tipos de inteligencia, la podemos potenciar a través del entrenamiento. Las experiencias musicales en los primeros años del niño son de gran importancia para despertar esta capacidad. A veces cosas simples cómo cantarle a un bebé, o hacer golpes con las palmas de la mano marcando diferentes ritmos, ayudan a preparar el cerebro para retos musicales de mayor complejidad.

Si bien es frecuente escuchar que una persona puede nacer con esta predisposición, la experiencia ha demostrado que es posible aprender a desarrollarla. No se trata de un don grabado en los genes. Puede ser una presunción cierta, pero en ocasiones insuficiente.

Algunos consejos útiles para comenzar a entrenar la inteligencia musical son:

  • Identificar qué instrumento es el que más nos motiva. También se puede tratar del canto, o tal vez ambos. Y si nos adentramos aún más, podríamos soñar con dirigir una orquesta o un grupo musical. 
  • Tener un instructor que nos guíe y que nos encamine con sensibilidad. Que sepa adaptar su forma de enseñar a la personalidad del alumno. Paciente, profesional e inspirador. Hoy en día también existe la opción del aprendizaje online. Muchas personas son capaces de aprender por sí solas y logran percibir y expresar formas musicales complejas.
  • Practicar con frecuencia. Las habilidades se adquieren y se perfeccionan a través de la repetición. Esto es verdad en general pero aplica muy bien a la música. La práctica hace al maestro.

Por último, hay que tener en cuenta que al igual que todas las habilidades que se pretenda desarrollar se requiere una dosis de energía, pasión y compromiso. Un entorno favorable y motivador que estimule el valor del esfuerzo y afirme el progreso, hace maravillas y potencia nuestra sensibilidad.

“El entrenamiento musical es un instrumento más potente que cualquier otro porque el ritmo y la armonía encuentran su camino en los más profundo del alma”.

Platón

3. Inteligencia lógica matemática

Desde la antigüedad se ha considerado a este tipo de inteligencia como la única. Es la que se corresponde con el concepto tradicional de inteligencia y la más reconocida en los tests que miden el cociente intelectual.

Se relaciona con la capacidad de usar números, analizar problemas en forma lógica, identificar modelos, formular, calcular y verificar hipótesis de manera científica usando razonamientos inductivos y deductivos.

Se ubica en el hemisferio cerebral izquierdo porque es necesario que se realice la función de comprensión y lectura, así como utiliza también el hemisferio derecho para manejar conceptos numéricos más abstractos. 

Se puede desarrollar con la práctica, al igual que los otros tipos de inteligencia. La importancia radica en que tanto la matemática como la lógica, otorga a quien las usen un conjunto de herramientas que potencian y enriquecen sus estructuras cognitivas. 

Dentro de quienes pertenecen a este grupo, se encuentran los ingenieros, los analistas de sistemas, los economistas, los científicos.

Estrategias para estimular el desarrollo de la inteligencia lógico matemática

Los juegos numéricos son útiles para estimular la inteligencia lógico-matemática. Favorecen el pensamiento lógico, la toma de decisiones acertadas y la resolución de problemas numéricos con diversos grados de complejidad. Algunos ejemplos son: cartas, dominós, sudokus y juegos de finanzas como el Monopoly.

Ofrecer a los niños y adolescentes problemas que sean capaces de resolver de acuerdo a su edad y nivel es un requisito necesario. Nada demasiado difícil que les quite motivación, ni muy fácil que les resulte aburrido y deteriore su autoestima. 

4. Inteligencia espacial

La inteligencia espacial implica la capacidad que tiene una persona de pensar en tres dimensiones. Es la habilidad de observar los objetos que nos rodean desde distintas perspectivas y producir o decodificar información gráfica.

Nos permite recrear espacios en nuestra mente y manipularlos. Howard Gardner la describe como la capacidad para percibir con exactitud el mundo visual, realizar transformaciones y modificaciones a las percepciones iniciales propias. Se trata de recrear aspectos de la experiencia visual, incluso en ausencia del estímulo físico.

Su localización es en el hemisferio derecho y las lesiones en esta área producen incapacidad para orientarse en un lugar.

Edificio moderno
Crédito… Foto por Lance Anderson

Se aplica en profesiones como arquitectura, diseño gráfico, aviación, navegación, medicina y arte.

¿Cómo desarrollar la inteligencia espacial?

Este tipo de inteligencia stá ligada al mundo concreto. Está involucrada con objetos, a diferencia de la lógica matemática que hace referencia a la abstracción. A ella le debemos las primeras representaciones gráficas humanas.

Las siguientes actividades contribuyen al desarrollo de la inteligencia espacial:

  • Diseñar gráficos
  • Mirar películas
  • Dibujar
  • Leer historietas

También los juegos de construcciones, el telescopio y los materiales organizados de acuerdo a un código de figuras o de colores son muy útiles para estimular el aprendizaje. A partir de los 6 años ya podemos comenzar a reconocer las piezas de ajedrez y practicar la forma en que cada una se mueve dentro del tablero.

Los niños que no han desarrollado su inteligencia espacial, presentan mayores dificultades en los estudios. Se cree que esto de debe a que les resulta frustrante elaborar o entender gráficos y representar mentalmente distintos planos.

Son varios los autores[4,5] que han comprobado el éxito de los videojuegos en el desarrollo de importantes habilidades cognitivo-espaciales. Además de aportar un componente lúdico, proporcionan destrezas que favorecen la resolución de problemas.

La robótica, el modelado 3D y la realidad aumentada son tecnologías nuevas y de gran valor que favorecen el aprendizaje.

Las impresoras 3D hacen posible convertir diseños digitales en productos reales.

La realidad aumentada es una herramienta que también permite mejorar la inteligencia espacial. Implica que un usuario visualice parte del mundo real a través del uso de una computadora.

5. Inteligencia corporal kinestésica

Es la capacidad de usar el cuerpo en la expresión de ideas y sentimientos así como también la destreza manual. Implica coordinación, flexibilidad equilibrio, velocidad, fuerza y habilidad en tareas que requieran el empleo de motricidad fina o gruesa.

Se localiza en el cerebelo, ganglios basales y corteza motora.

Las personas con inteligencia corporal desarrollada muestran mayor facilidad para aprender a través de la experiencia. Participan en la exploración del entorno por medio del tacto y del movimiento.

Realpe (2012) “La inteligencia corporal kinestésica es la capacidad de unir el cuerpo y la mente, la capacidad de controlar nuestro cuerpo en actividades físicas coordinadas”

El perfil profesional se relaciona con deportistas, bailarines, artesanos, actores, mecánicos. Aprenden mejor haciendo, que leyendo, escuchando o viendo. Se sienten cómodos cuando pueden ver por ellos mismos cómo funcionan las cosas. Muestran habilidad para trabajos manuales.

¿Cómo desarrollar la inteligencia corporal?

La idea principal es que todas las habilidades se desarrollan a través del ensayo y la práctica frecuente. Es importante contar con el poder de la motivación así como una buena dosis de tolerancia a la frustración. Debes saber que fallarás y qué de esos errores aprenderás a mejorar.

Algunos consejos para fomentar la inteligencia corporal:

  • Visitas a museos, obras teatrales, festivales artísticos para tomar contacto directo y experimentar, ver, tocar y sentir las cosas por medio del cuerpo.
  • Practicar deportes.
  • Involucrarse en actividades artísticas como la danza, el teatro, la pintura.
  • Practicar actividades que requieran manualidad como por ejemplo la jardinería, la gastronomía, la mecánica, la artesanía.

Para los niños es aconsejable utilizar juguetes educativos que puedan manipular, como un ábaco, maquetas con modelos o rompecabezas. Si tenemos la intención de enseñarles matemática, usar objetos manipulables. Si se le enseña letras y palabras optar por recortes o letras de molde.

Al igual que cualquier otra destreza, la inteligencia corporal kinestésica necesita para su desarrollo de motivación y práctica. No debemos dejar de lado el entorno que muchas veces actúa como campo fértil para que brote el talento. 

6. Inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal consiste, según Howard Gardner, en el conjunto de capacidades que nos permiten formar un modelo verídico de nosotros mismos. Implica hacer uso de este modelo para desenvolvernos en forma eficiente. Se caracteriza por la autoestima, autocomprensión y la disciplina.

Persona meditando
/ Crédito… Foto por Omid Armin

Los psicólogos, los filósofos, los teólogos tienen en general este tipo de inteligencia muy desarrollada. Se observa en personas reflexivas y con alto grado de introspección. Por ejemplo, uno de mis personajes famosos favoritos en cuanto a habilidades intrapersonales es el Dalai Lama. Tanto él como muchos otros personajes le deben su éxito a la inteligencia intrapersonal.

Relacionado: 7 mejores carreras para personas con Inteligencia Intrapersonal

Ver cómo somos y lo que queremos es de gran importancia para lograr llevar una vida sana y balanceada. La clave es entender nuestras necesidades, así como cualidades y defectos.

La inteligencia intrapersonal en niños

Los niños con marcada inteligencia intrapersonal muestran un mayor equilibrio a la hora de manejar sus emociones. Los padres deben ayudar a fomentar su autonomía siendo muy importante impartir tareas acordes a su edad desde pequeños. Un ejemplo es dejarlo que se ate los cordones del calzado, preparar sus útiles para la escuela, ordenar los juguetes. 

No debemos hacer las rutinas por ellos, ya que va en detrimento del desarrollo de la confianza en sí mismos, la autonomía, la disciplina, el autocontrol y la conciencia de las propias limitaciones.

Reflexionar sobre sus pensamientos ayuda a corregir conductas negativas. Conocer nuestras intenciones, motivaciones y estados de ánimo fortalece sin lugar a dudas la autoestima.

7. Inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal es la capacidad de entender a otras personas, interactuar con ellas y sentir empatía. Nos brinda la posibilidad de adaptarnos al entorno y comunicarnos con los demás de una manera acertada.

Las personas con este tipo de inteligencia desarrollada son capaces de entender las motivaciones y estados mentales de los otros. No solo está involucrada la comunicación verbal, sino que pueden leer la postura corporal, las expresiones faciales e incluso predecir conductas basándonos en patrones que se repiten.

Los líderes hacen uso de este tipo de inteligencia, ya que al estar frente a un grupo deben saber reconocer, pautar y predecir las emociones y motivaciones de sus integrantes para llegar al propósito. Un buen ejemplo fue Nelson Mandela. Él, como otros personajes famosos, supo usar su alta inteligencia interpersonal para movilizar masas.

Presentan este perfil profesional los abogados, diplomáticos, embajadores, docentes, psicólogos, políticos. Todos ellos tienen habilidad para observar y discriminar distintas emociones, estados de ánimo e intenciones. 

Relacionado: 7 mejores Carreras para Personas con Inteligencia Interpersonal

Saber leer las actitudes y sentimientos de los demás ayuda a adoptar una postura positiva y conciliadora. La comunicación se torna fluida y las relaciones personales efectivas. Estas son algunas de las características de las personas con alta inteligencia interpersonal.

Desarrollar la inteligencia interpersonal

Una manera de desarrollarla es mediante la observación. A veces los gestos y las posturas revelan más información que las palabras: ¿Qué decir de los silencios?, ¿de los actos fallidos?, ¿de los chistes? La interpretación de este tipo de comunicación nos ofrece elementos para tomar contacto con la dinámica de pensamiento de las personas e incluso predecir su comportamiento.

El segundo punto a tener en cuenta es preguntar. Si no entendemos lo que la otra persona quiere expresar, no tengamos miedo en hacer preguntas. Es a través de este método que podemos clarificar y mejorar el entendimiento y la comunicación. 

Un ejercicio que resulta entretenido es imaginar a través del uso de fotos o imágenes el estado emocional del protagonista. ¿Muestra alegría, miedo, tristeza, ansiedad? Definir la emoción y construir un relato alusivo a esa expresión.

Relacionado: 15 Actividades para desarrollar la Inteligencia Interpersonal en Niños

8. Inteligencia naturalista

Es la capacidad de distinguir elementos del entorno reconociendo sus propiedades y actuando de manera beneficiosa. La teoría original de Howard Gardner tenía en cuenta 7 inteligencias. Posteriormente, en 1995 agregó esta octava forma de inteligencia.

No sólo hace referencia a los animales y a las plantas sino que engloba a todo tipo de entornos naturales y urbanos e implica el reconocimiento y clasificación de varios tipos de objetos.

Incluye habilidades de observación, experimentación y cuestionamiento del ambiente.

Es la inteligencia de los exploradores, los biólogos, los botánicos, los gemólogos, los amantes de los animales. Incluye a todos aquellos que les gusta investigar características del mundo natural.

Las personas que tienen esta inteligencia desarrollada generalmente ya de niños muestran interés por la naturaleza y sus fenómenos así como también sensibilidad ante problemas medioambientales.

Desarrollar la inteligencia naturalista

Son muchas las actividades que se pueden hacer para trabajarla. Desde trabajos de campo, observación de flora y fauna, clasificación de especies, hasta desarrollar propuestas para la conservación del planeta.

Niñas jugando con vacas en el campo
/ Crédito… Foto por Alexander Dummer

Algunos ejemplos para desarrollar la inteligencia naturalista:

  • Recuperar entornos naturales a través de la reforestación.
  • Crear una huerta. Puede ser en un terreno, jardín o balcón.
  • Eliminar residuos plásticos de las costas y playas favoreciendo así el cuidado y protección de distintas especies.
  • Proponer y examinar métodos para reducir el impacto negativo de la interacción del hombre con la naturaleza.
  • Investigar y explorar el entorno recopilando datos de plantas y animales.
  • Incursionar en geología. Clasificar y diferenciar diferentes tipos de piedras.
  • Astronomía. Observación y estudio de los astros, localización y leyes.

Inteligencia existencial: la novena inteligencia

En un encuentro de pedagogos realizado en la Universidad de Playa Ancha, el profesor estadounidense Branton Shearer planteó que a las 8 inteligencias confirmadas, habría que agregarle una novena llamada inteligencia existencial.

La inteligencia existencial es característica de los filósofos. Permite que pensemos en temas abstractos, que reflexionemos acerca de nosotros mismos y que nos sintamos parte del Universo.

Es la sorpresa de existir. Se trata de un sentimiento propio del ser humano, los animales hasta donde se sabe, no admiran ni se sorprenden de su existencia.

Filosofar implica hacerse preguntas profundas, como ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿hacia dónde voy? ¿por qué existo? ¿qué sentido tiene mi vida?. 

Filosofar implica un diálogo de preguntas que nos llevará a reflexiones únicas pero jamás a una respuesta absoluta. Es un camino para encontrar verdades dentro de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. 

Resumiendo

Según Howard Gardner no debemos de uniformizar a la sociedad ya que no hay dos personas iguales. Cada uno ensambla sus inteligencias con diferentes configuraciones.

Las nuevas tecnologías están introduciendo grandes cambios. Seguramente con el tiempo se seguirán sumando otras inteligencias. Hoy en día, el concepto de inteligencia artificial hace referencia a sistemas que piensan como humanos. Sin lugar a dudas el futuro estará en gran medida determinado por ella. Hoy se trata de un campo de estudio muy vasto y en constante cambio que a mi entender va más allá de la ciencia ficción.

6 Fuentes

Mente revisa todas las fuentes para asegurar su alta calidad. Realizamos un fact-check de todos los artículos contra las últimas publicaciones científicas en la materia. Lea nuestro proceso editorial para saber más sobre los esfuerzos de Mente por producir contenido preciso y confiable.

Fuentes

  1. Spearman, C. “General Intelligence” Objectively Determined and Measured. J. J. Jenkins & D. G. Paterson (Eds.), Studies in individual differences: The search for intelligence. 1961. 59–73. https://doi.org/10.1037/11491-006.
  2. Kezar, A. Theory of Multiple Intelligences: Implications for Higher Education. Innovative Higher Education 26. 2001. 141–154. https://doi.org/10.1023/A:1012292522528.
  3. Gardner, H. Frames of mind: The theory of multiple intelligences. Hachette UK. 1983.
  4. Marquéz, Pere. Videojuegos: efectos psicológicos. Revista de Psiquiatría Infantil y Juvenil, 2. 2000.
  5. Calvo, A. Que se sabe de los Videojuegos. Juguetes y Juegos. Dossier. Marzo 1998. 89’93.

Lecturas adicionales

  1. Gardner, H., & Nogués, M. T. M. Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica (Vol. 29). Barcelona: Paidós. 1995.

Por

Psicóloga

Jacqueline Sabaj es Licenciada en Psicología especializada en psicoterapia con orientación cognitivo-conductual. Se dedica al estudio de los desórdenes de la personalidad y centra su atención en cómo minimizar su impacto en la vida de las personas. Jacqueline completó su formación en la Universidad de la República del Uruguay.

Selección editorial

Ver más ›

Seleccionado por los editores de Mente.