Mi pareja me ignora: Cómo responder ante la indiferencia

No dejes pasar el tiempo en silencio ni pagues con la misma moneda porque eso empeora la situación

Revisado por Lic. Jacqueline Sabaj, Psicóloga
Jacqueline Sabaj, Psicóloga

Revisado y aprobado por
Jacqueline Sabaj, Psicóloga

Jacqueline Sabaj es Licenciada en Psicología especializada en psicoterapia con orientación cognitivo-conductual.


Lea sobre nuestras normas editoriales.
|

Hombre mirando su teléfono mientras su pareja sostiene un globo en forma de corazón

Por

Licenciada en comunicación especializada en coaching, salud y espiritualidad.

En una pareja, la indiferencia puede abarcar muchas actitudes: desde que dejen tu mensaje “en visto” en WhatsApp hasta no respetar tus ideas o no escuchar lo que tienes para decir. Más allá de cuál de todas estas situaciones experimentes, todas son dolorosas y probablemente te hacen sentir que tu pareja no te valora.

La manera más efectiva de responder si tu pareja te ignora es mediante el diálogo. Está comprobado que responder con indiferencia solo causará más problemas. Es importante encontrar un lugar y momento apropiado para dialogar, así como prepararse adecuadamente.

Continúa leyendo para saber más sobre cómo puedes prepararte para responder en una situación como esta.

Qué significa que tu pareja te ignore

En el contexto de una relación de pareja, ignorar significa no responderle al otro. También se le llama “trato silencioso” o “ley del hielo”. Puede ser mediante mensajes de texto o en persona, evitando al otro y actuando con indiferencia.

Patricia Faur, psicóloga especializada en dependencias afectivas y docente de la Fundación Favaloro, explica que “Ignorar a una persona tiene que ver con desconfirmar su identidad o como se dice popularmente: ningunear; hacer de cuenta que el otro no existe y eso sin duda resulta doloroso”.

Faur aclara que ignorar a otro se transforma en violencia emocional cuando es una actitud sistemática y continúa. No un hecho aislado.

Es decir, puede ocurrir que durante un hecho circunstancial tu pareja no preste atención a lo que dices o no responda un mensaje. Y puede ser simplemente eso: un mal momento puntual que no va más allá.

“Que en una discusión alguien elija no contestar no significa que esa persona sea violenta sino que puede ser una forma de calmar los ánimos para luego poder hablar bien”, explica Faur para Mente Total.

Es diferente cuando tu pareja te ignora de manera sistemática y adopta esta paradójica forma de comunicarse. Si esta actitud se convirtió en algo “natural” entre ustedes, aquí la cosa cambia y se convierte en una conducta violenta que conviene desactivar a tiempo.

¿Por qué te ignora?

Si el trato silencioso es una actitud cotidiana en tu pareja, ¿Por qué te ignora?

Los motivos por los que un miembro de la pareja puede decidir ignorar al otro son variados e incluyen: inseguridades propias, orgullo e incluso la necesidad de llamar la atención. Para detectar la razón exacta de este comportamiento es importante tener un diálogo profundo y sincero con la otra persona.

“Entre otras cosas, esta actitud puede ser un llamado de atención, aunque habrá que analizar cada caso”, reflexiona Faur. “Lo que sin duda no sirve para mejorar la situación es ‘pagar con la misma moneda’ porque eso puede complicar aún más la relación o hasta generar una escalada de violencia”.

Otra actitud que la especialista advierte que no contribuye a mejorar las cosas es “subtitular” el silencio del otro, es decir, tratar de adivinar lo que le pasa. Esto no es conveniente porque representa un gran esfuerzo que al final lo único que generará es ansiedad, agobio y más confusión. No podemos saber lo que le pasa al otro si ese otro no lo expresa.

Cómo puedes responder tú

La mejor forma de responder en esta situación es mediante el diálogo. Sin embargo, hay ciertas consideraciones que debemos tener para maximizar las probabilidades de que sea efectivo.

Si tu pareja te ignora, aquí van algunas maneras de responderle:

  1. Reflexiona sobre cómo te sientes. Primero mírate tú y detente a analizar cuáles son tus sentimientos con esta actitud. Escríbelos y sé detallista. Evita frases generales como “me siento mal”, “a lo mejor estoy exagerando” o “ya va a pasar, tengo que tener paciencia”. Profundiza en lo que te pasa de verdad, en qué te despierta esta actitud. Ten la hoja a mano a la hora de hablar con tu pareja.
  2. No especules. No trates de saber por qué hace lo que hace y menos aún partiendo de la premisa que conoces bien a la persona. Elige un momento determinado para preguntarle qué le ocurre en forma directa. Evita la frase “tenemos que hablar” que puede provocar alerta o irritación en el otro.
  3. No minimices. Recuerda que ignorar a alguien de forma sistemática es violencia y no hay que confundirlo con el hecho de que tu pareja sea una persona tímida o de pocas palabras. Se puede ignorar a alguien aún hablando todo el tiempo, siendo extrovertido o incluso compartiendo un espacio de forma cotidiana. Ignorar tiene que ver con no registrar lo que le pasa al otro y eso puede manifestarse de muchas maneras, de las más sutiles (el silencio) a las más explícitas (hacer cosas que al otro le duelen o molestan).
  4. Quítale drama y nerviosismo. Puede resultar difícil porque la mente siempre saca conjeturas que nos alteran, pero al momento de preguntar utiliza un tono relajado. Si es necesario, haz actividad física, medita o cualquier cosa que te calme antes de hablar. Otra buena idea es tener algo rico a mano para comer durante la charla (aunque luego no lo comas, eso es lo de menos).
  5. Piensa estratégicamente el lugar. Muchas veces “sentarse a tener la gran charla” genera rigidez y hace que ambos estén en guardia. Puede funcionar muy bien hablar realizando otra actividad, como caminar, hacer algo en el jardín, cocinar o arreglar algo. La clave es tener algo en las manos.
  6. Pide precisiones. Una vez que se pongan a hablar no abandones la charla hasta no tener una respuesta concreta del motivo de la actitud. No aceptes un “no sé qué me pasa” ni vaguedades porque no te quedarás tranquilo/a. Recuerda que en el fondo uno siempre sabe qué le pasa, lo que ocurre es que muchas veces no quiere decirlo o cuesta mucho por trabas emocionales o miedo. Menciona estas posibilidades y deja en claro que necesitas respuestas claras, y que tiene que ver con una cuestión no solo de amor sino de respeto.
  7. Da precisiones. Así como pediste una respuesta concreta, tú también debes saber lo que te pasa con esta situación. Por eso la importancia del primer punto y de tener aquella lista a mano pues en el momento a veces uno olvida decir cosas. Se específico al momento de expresar tus sentimientos para que el otro comprenda lo que genera el hecho de que te ignore. Deja en claro que no es un juego ni algo menor, sino una forma de comunicarse que lastima y no lleva a nada.
  8. Se firme. Lo amoroso no quita lo valiente. Puedes amar mucho a una persona, pero si tiene una actitud que te daña, se lo debes hacer saber y explicarle que no es posible una relación saludable si hay alguien que sufre. Se firme y claro al momento de decir esto que, aunque parezca duro, es una muestra de amor propio y hacia el otro. Además, la firmeza y saber que hablas en serio, ayuda a que el otro reflexione.
  9. Haz visible lo invisible. Si la actitud persiste, es momento de preguntarte: “¿Qué pareja estoy construyendo?” Ser ignorado/a es peor que no estar acompañado porque sentirse solo estando en compañía genera la sensación de un doble fracaso que muchas veces hasta es difícil de reconocer. Cuando respondas esta pregunta inicial, las cosas te van a quedar más claras.
  10. No tengas miedo a alejarte. Cuando una persona te ignora sistemáticamente te está diciendo que no te tiene en cuenta, que no le importas y, en definitiva, que “no existes” (aunque la excusa sea que “no sabe lo que le pasa”). Es duro reconocerlo, pero cuando a tu pareja no le importan tus necesidades ni sentimientos y a pesar de que has puesto en práctica las recomendaciones anteriores (y muchas otras) nada cambia, la acción a tomar es clara.

¿Por qué la indiferencia duele tanto?

Ignorar a alguien genera mucho dolor y uno podría preguntarse por qué. Parece ser “menos malo” que una contestación áspera o hasta un insulto.

La indiferencia duele porque la persona ignorada empieza a sentirse como un objeto o como un ser sin valor. El hecho de que nuestras emociones no sean tenidas en cuenta puede causar incluso más dolor que otros ataques más directos.

Un estudio encontró que la indiferencia afecta el sentido de pertenencia, autoestima y hasta hace a las personas cuestionar su existencia. Estos sentimientos se agravan cuando la indiferencia proviene de una persona cercana como un amigo, familiar o su pareja.

“A veces el silencio es una de las formas de rechazo más dolorosas y que pueden desatar en el otro más reacción (gritos, entre otras cosas) o más demanda”, explica Faur. “Esto ocurre porque mientras un insulto implica una comunicación directa donde uno puede defenderse, contraargumentar o llegado el caso, irse de la escena, cuando el otro no responde se disparan en la persona ignorada una serie de hipótesis sobre el motivo del silencio de su pareja”.

En general estas hipótesis suelen tener tintes persecutorios en el sentido de tener pensamientos del tipo:

  • “Qué habré hecho mal”
  • “Me va a dejar”
  • “Me pasa esto porque soy de lo peor”
  • “Siempre me ocurre lo mismo”

Esto es especialmente cierto en personas con una baja autoestima y con tendencia a culparse. Y así la situación empeora. Es por esto que la mejor respuesta es el diálogo. Debemos evitar pensar demasiado y simplemente hablarlo.

Conclusión

En principio, la mejor manera de abordar la indiferencia en la pareja es mediante el diálogo. Es importante buscar el lugar y momento apropiado para hablar, así como preparar la charla adecuadamente. Asegúrate de incluir cómo te sientes cuando te ignora y recuerda usar un tono amable pero asertivo.

Ignorar a una persona de manera sistemática no es una cuestión de carácter ni de aceptar que él o ella “es así”: ignorar es violencia. Puede mellar el bienestar y la salud de la persona que sufre esta actitud.

Al igual que en otros tipos de violencia, las cosas no se arreglan “con el tiempo” ni teniendo paciencia. Si luego de dialogar las conductas persisten, la mejor opción es pedir ayuda profesional para cambiar esta situación o directamente alejarse de la persona.

Lectura relacionada: Tipos de violencia que se esconden en nuestra sociedad

Ver Fuentes

Mente revisa todas las fuentes para asegurar su alta calidad. Realizamos un fact-check de todos los artículos contra las últimas publicaciones científicas en la materia. Lea nuestro proceso editorial para saber más sobre los esfuerzos de Mente por producir contenido preciso y confiable.

Fuentes

  1. Lic. Patricia Faur. Entrevista personal. 2021.
  2. Nezlek, J. B., Wesselmann, E. D., Wheeler, L., & Williams, K. D. Ostracism in everyday life. Group Dynamics: Theory, Research, and Practice. 2012. 16(2), 91–104. https://doi.org/10.1037/a0028029.

Por

Licenciada en Comunicación

Lola es generadora de contenidos y escritora fantasma con experiencia en temas de coaching, salud y espiritualidad (meditación, yoga, tantra).

Selección editorial

Ver más ›

Seleccionado por los editores de Mente.