¿Son Violentos los Esquizofrénicos? 3 Consejos para Tratarlos

La verdad que pocos saben sobre la esquizofrenia y las conductas violentas.

Actualizado

Persona enojada mirándose al espejo

Por

Licenciada en Psicología especializada en psicoterapia cognitivo-conductual

Según la opinión pública, la esquizofrenia a menudo se vincula con la presencia de conductas violentas convirtiéndola en una de las enfermedades mentales más estigmatizada.

Pero, ¿es verdad que son violentos los esquizofrénicos? La mayoría de las personas con esquizofrenia no son agresivas siempre que se encuentren controladas por un profesional quien prescribirá el tratamiento farmacológico adecuado. Si la persona muestra una buena adherencia al tratamiento y no consume drogas psicoactivas, no presentará conductas violentas.

Respondido esto, quizás te estés preguntando por qué entonces se suele asociar a la esquizofrenia con conductas violentas. Aquí tengo algunas reflexiones. 

Si tienes una persona cercana que sufre de esquizofrenia, continúa leyendo. En este artículo te daré algunos consejos efectivos para tratar con personas que padecen esta enfermedad mental.

Esquizofrenia y conductas violentas.

Las personas con esquizofrenia son objeto de temor por parte de la sociedad debido a su estigma de peligrosidad. Se los vincula con conductas impulsivas, imprevisibles y cargadas de agresividad.  Por otro lado, estudios sugieren que la esquizofrenia es responsable por menos de 10% de la violencia social.

El concepto de violencia y peligrosidad es un aspecto aceptado del estereotipo que se ha instaurado en la sociedad cuando se habla de esta enfermedad. Lamentablemente, esto solo deteriora la vida de las personas con este padecimiento.

Lo cierto es que estos pacientes que sufren esquizofrenia no son más violentos ni agresivos que la población en general si se encuentran farmacológicamente compensados. No podemos decir lo mismo en caso de abandono del tratamiento, cumplirlo en forma irregular o cuando hay consumo de drogas. 

Según datos de la Sociedad Española de Patología, el 66% de las personas con esquizofrenia muestran un abuso en el consumo de sustancias como alcohol, cannabis y cocaína entre otras. Tanto el consumo de sustancias psicoactivas como el alcohol suele ser una conducta recurrente en esquizofrénicos y son causa de recaídas y consecuentes riesgos de violencia.

Los episodios violentos se producen cuando no se cumple con el tratamiento y en su mayoría   son hacia sí mismos en forma de lesiones o autocastigos. En otros casos son una reacción de la persona ante  el rechazo y la discriminación por parte de los demás.

Casi siempre prevalece la personalidad a la enfermedad lo que significa que si el paciente era agresivo antes de padecer la enfermedad, lo seguirá siendo aún medicado. Los rasgos de personalidad se mantienen.

¿Cómo tratar a un esquizofrénico en crisis?

Cuando un familiar o persona cercana muestre un comportamiento agresivo, es necesario que mantengas la calma y te muestres tranquilo. No es conveniente contradecirlo porque eso le producirá un enojo mayor. 

Nos quedamos en silencio y esperamos a que se tranquilice. La clave es no tirar leña al fuego.

Una vez que haya pasado el episodio hay que hablarle de su conducta sin culpar ni mostrar enojo. Intenta analizar juntos el comportamiento agresivo.

Tenemos que ser comprensivos y flexibles, razonar con ellos conteniendo emocionalmente, sin dejar de poner límites.

No hay que confundir poner límites con gritar, ignorar o amenazar.

Los castigos y la agresividad por parte de las personas cercanas sólo generan violencia. Los límites son estructuras que proporcionan orden, seguridad y confianza. No pierdas la paciencia. Hazle saber que aunque las situaciones a veces no salgan bien, siempre hay otra oportunidad y por sobre todo, que tu amor no va a cambiar en función de ello.

Algunos  justifican que gracias a una bofetada o una paliza estos enfermos han mejorado su conducta o bien han integrado a su rutina algún que otro hábito. Pero nada más lejos de la realidad.

Nunca debes recurrir a la agresión física ni verbal.

La comunicación debe ser con respeto, calma y firmeza. No es adecuado transmitir que las dificultades se solucionan con violencia porque esto les causará más agresividad.

No se debe intentar desafiar sus creencias en momentos de crisis, pero tampoco se debe apoyar o mostrar acuerdo con los delirios que el enfermo manifieste. Se trata de no vulnerar sus estrategias de afrontamiento para evitar una recaída. 

Es conveniente saber que aunque la persona esté medicada también puede darse crisis. En ocasiones es el paciente mismo que pide que se lo lleve a la guardia médica porque anticipan una crisis.

Otras veces es necesario llamar al hospital para coordinar un ingreso involuntario. En éste caso, el médico tratante prescribe una inyección con medicamentos antipsicóticos para suspender los síntomas. 

Tres pasos para tratar con un esquizofrénico en crisis:

  1. Mantener la calma y no contradecirlo. No es bueno mostrarnos en desacuerdo con sus creencias mientras está en crisis.
  2. No recurrir a agresiones de ningún tipo.  Amenazar, insultar o recurrir a la violencia física implica prolongar y agudizar la crisis.
  3. Pedir ayuda profesional al médico tratante o bien si la situación se sale de control.

¿Cómo podemos ayudarlos?

Según el NIMH, la terapia cognitiva conductual puede ser de gran ayuda como estrategia de apoyo junto con el tratamiento farmacológico y es de utilidad para mejorar la calidad de vida de un esquizofrénico.

Es una intervención que reduce los riesgos de recaída además de mejorar los niveles de desadaptación social  entre los que se encuentran la agresividad y el aislamiento.

Para ayudar a un esquizofrénico lo más importante es intentar normalizar sus vidas. Tenemos que darles seguridad y afecto para que su autoestima no se vea mermada.

Si tienes un familiar o amigo diagnosticado con esquizofrenia, debes saber que con tu apoyo puedes contribuir a su recuperación. Conocer la enfermedad y aprender a comunicarnos es primordial para que la persona se sienta contenida emocionalmente.

No debes olvidar que ellos perciben la realidad de un modo muy diferente a como tú lo haces.

Probablemente puedas verlo asustado, agresivo, confuso o ansioso y debes saber que estos comportamientos son sólo una respuesta a un mundo distorsionado por alucinaciones (visuales, auditivas y somáticas) así como también delirios propios de la enfermedad.

Relacionado: Por qué los esquizofrénicos escuchan voces según la Ciencia

La esquizofrenia cambia la vida, tanto de las personas que la padecen como de sus familiares cercanos. Es importante tener información sobre la enfermedad, su tratamiento y dónde buscar ayuda.

¿Cómo hablar con un esquizofrénico?

Las personas que padecen esquizofrenia suelen tener dificultades para hablar y comunicarse. Por momentos pueden parecer distantes e indiferentes al diálogo, incluso pueden permanecer sentados, inmóviles durante largo tiempo sin emitir  palabra alguna. Otras veces, pueden verse inquietos, deambulando de un lado a otro con cierto grado de agitación.

Dependiendo de la severidad de los síntomas, su forma de hablar y comportarse puede llegar a ser desorganizada. El lenguaje es desordenado, tienen dificultad de concentración y lentitud de pensamiento además de algunas lagunas en la memoria.

Las conversaciones deben ser breves. Ten en cuenta que los diálogos extensos los aburren y pueden perder el hilo conductor.

El mensaje que queremos transmitir tiene que ser conciso, corto y claro.

Siempre debemos buscar comunicarnos con ellos, escucharlos de forma activa y respetuosa dando el ejemplo.

A veces no están dispuestos al diálogo. Sin embargo, dedicarles nuestro tiempo y ofrecerles  atención puede hacer maravillas en su comportamiento.

Es conveniente que se acostumbren a mantener una rutina diaria de actividades que los ayudará a sentirse más organizados y seguros. Esto se logra mediante acuerdos en los que se establecen las normas de convivencia (Horarios de higiene, comidas, sueño)

Hay que tener paciencia y no perder la calma. Tomarnos el tiempo necesario para sentarnos a su lado y repetir en un tono de voz armónico y pausado el mensaje que queremos dar tantas veces como sea necesario.

No hay que confundir miedo con educación o respeto. Tienen que sentirse contenidos y queridos. Una agresión ya sea física o verbal nunca va ligada a la educación y menos aún al afecto.

Recuerda que para estos pacientes las alucinaciones son algo real y no simples ocurrencias que suceden en su imaginación.

Hay personas que a pesar de estar en tratamiento, siguen teniendo episodios delirantes. Somos nosotros quienes tenemos que distinguir cuándo nos comunicamos con ellos y cuándo con sus delirios.

Al vivir en un mundo tan distorsionado muchas veces se muestran asustados y se recluyen.

Conclusión

La mayoría de las personas que padecen esquizofrenia no son violentos si se encuentran en tratamiento farmacológico. Dicho tratamiento debe comenzar ni bien aparezcan los primeros síntomas. Una atención temprana evita el agravamiento de la enfermedad y las conductas agresivas que puedan estar asociadas.

Si el paciente muestra una buena adherencia al tratamiento y no consume alcohol o drogas psicoactivas, no presentará comportamientos violentos.

El apoyo familiar es de capital importancia para afrontar los síntomas de la esquizofrenia, disminuir recaídas, controlar conductas violentas y comportamientos de riesgo.

Preguntas relacionadas

¿Cuáles son las causas de la esquizofrenia?

La comunidad científica aún no ha determinado con exactitud las causas por las que se manifiesta la esquizofrenia.

Se ha demostrado que factores como una predisposición genética hereditaria junto a vivir situaciones de máximo estrés, consumo de drogas o un traumatismo craneal fuerte, puede desencadenar la enfermedad.

¿Son más propensos a cometer delitos?

Según datos, apenas el 10% de las situaciones delictivas son cometidas por personas diagnosticadas con la enfermedad y la mayoría de ellas se da en el hogar. El riesgo de violencia aumenta si el paciente abandona el tratamiento, si consume drogas psicoactivas o tiene un historial de violencia.

¿Qué es la esquizofrenia paranoide? ¿Son más violentos?

Hablamos de esquizofrenia paranoide cuando predominan las ideas delirantes de persecución y de perjuicio. Generalmente el delirio se organiza en torno a un tema que aparenta coherente. Hacen interpretaciones erróneas de lo que ocurre a su alrededor y se sienten objeto de agresiones y críticas. 

Son más violentos que quienes desarrollan otro tipo de esquizofrenia ya que la ira y la tendencia a discutir  son parte de su sintomatología.

3 Fuentes

Mente revisa todas las fuentes para asegurar su alta calidad. Realizamos un fact-check de todos los artículos contra las últimas publicaciones científicas en la materia. Lea nuestro proceso editorial para saber más sobre los esfuerzos de Mente por producir contenido preciso y confiable.

Fuentes

  1. La esquizofrenia. National Institute of Health. 2019.
  2. E. Esbec, E. Echeburúa. Violencia y esquizofrenia: un análisis clínico-forense. Anuario de Psicología Jurídica. 2016.

Por

Psicóloga

Jacqueline Sabaj es Licenciada en Psicología especializada en psicoterapia con orientación cognitivo-conductual. Se dedica al estudio de los desórdenes de la personalidad y centra su atención en cómo minimizar su impacto en la vida de las personas. Jacqueline completó su formación en la Universidad de la República del Uruguay.

Selección editorial

Ver más ›

Seleccionado por los editores de Mente.